Tipo de Publicación: Ensayo

Recibido: 20/04/2022

Aceptado: 30/06/2022

Autor: Emilia Soledad Canelón Elorza

PhD en Filosofía

Universidad Nacional Experimental de Yaracuy (UNEY)

Docente-Investigadora

 Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR)

Lara - Venezuela

*       https://orcid.org/0000-0001-7118-0086  

E-mail:  emisol.canelon@gmail.com

 

 

HACIA UN METABOLISMO DE LA VIDA HUMANA CON RACIONALIDAD ALTERNATIVA-CRÍTICA

Resumen

 

El presente ensayo pretende colocar la transferencia de los conocimientos de la liminalidad postmodernidad-transmodernidad en la educabilidad a fin de aprender-haciendo una ruta hacia la racionalidad alternativa-critica como parte de ese metabolismo de la vida humana que debemos promover como artesanos educacionales, para ello el sentido trascendental que se pueda formar desde las filosofías de empoderamiento y retaguardia con pistas para la reflexión metódica e hipersofía desde la altersofía.

 

Palabras Clave: Postmodernidad, transmodernidad, altersofia

 

 

 

TOWARDS A METABOLISM OF HUMAN LIFE WITH ALTERNATIVE-CRITICAL RATIONALITY

 

Abstract

This essay intends to place the transfer of knowledge of postmodernity-transmodernity liminality in educability in order to learn-making a route towards alternative-critical rationality as part of that metabolism of human life that we must promote as educational artisans, for this the transcendental sense that can be formed from the empowerment and rearguard philosophies with clues for methodical reflection and hypersophy from altersophy.

 

Keywords: Postmodernity, transmodernity, altersofia

 


Arrancaron nuestros frutos,

Cortaron nuestras ramas,

Quemaron nuestro tronco,

Pero jamás, jamás

Mataran nuestras raíces”

Popol Vuh

Introducción

El presente ensayo tiene la intencionalidad de colocar los saberes-haceres del proceso formativo permanente y continuo del conocimiento en el surco de la enseñabilidad de las emergencias filosóficas nuestramericanas como lo son las de Empoderamiento y de Retaguardia para tomar estos espacios en la reflexión metódica desde la desobediencia metodológica.

Centrando el metabolismo de la vida humana como racionalidad alternativa-critica permite visibilizar aspectos claves en la construcción-desconstrucción-reconstrucción lo cual admite valorar los microrrelatos y lo situado de la postmodernidad, generando un anclaje con el rescate de la sabiduría ancestral en la transmodernidad visibilizando la salud como un planteamiento pluridimensional, empleando los espacios para disertar ideas se estructura de la siguiente manera.

Algunas cosas para cavilar desde la reflexibilidad donde se plantean la liminalidad de la vida humana en la postmodernidad-transmodernidad para dos racionalidades mejor vivir/buen vivir están siendo investigados por múltiples organismos internacionales por el devenir de la especie biófila en estos tiempos complejos y difusos donde la vulnerabilidad y fragilidad han tomado dinámicas sin precedentes. Pero visibilizando y dando voz a posturas nuestramericana como la trialéctica, la altersofia y el rescate de la sabiduría ancestral como cimiento de una salud integral y complementaria para enfrentar la crisis civilizatoria.

Nuevo Horizonte de Sentido en la Educabilidad nos llevara al horizonte transcendental permite generar sentido en la educabilidad transcendental como proposición ante el inminente cambio de la sensibilidad humana para ello es referente la heterogeniedad de los territorios epistémicos.

Empoderamiento y retaguardia como acciones transformacionales situadas como alternativas para el filosofar e investigar las cuales se deben configurar desde lo praxeológico, acá sólo se plasman ideas para iniciar la ruta.

Pistas para colocar el investigar y el filosofar desde el empoderamiento y la retaguardia como algunas habilidades que se deben tener en cuenta para configurar competencias para este nuevo modo de investigar desde la autoinvestigación y colaboración con otros, visibilizando la dinámica de la alteridad.

Estas coordenadas  nos permiten arribar a reflexiones inconclusas sobre el camino que como artesanos educacionales todavía nos permiten vibrar desde la resonancia Schumann, es decir vibrar con la Tierra, la Naturaleza, la Emoción, el Sentimiento para afinar corazón-mente, nos toca desde la praxis colocar la palabra en un mundo apalabrado pero con sentido  de horizontalidad y transformación de la coetaniedad, como visión vitalista y la procrastinación para asumir el autoaprendizaje para crear utopías comprendiendo las eutopías y distopías vivenciadas en el proceso de rescatar las sutilezas del ser humano constructo desde la cultura ancestral diferenciados de persona.  

Algunas cosas para reflexionar desde la reflexibilidad

Cuando pensamos en la vida humana en muchas ocasiones nos referimos a sus sueños, logros, potencialidades pero no a sus vulnerabilidades y fragilidades, estamos teóricamente en una etapa de liminalidad denominada occidentalmente postmodernidad-transmodernidad, con un paisaje poco alentador ante el impacto del “mejor vivir” en estos momentos donde la pandemia Covid-19, el cambio climático, las desigualdades económicas, alimentarias, de salud, los movimientos migratorios, el surgimiento de un malestar xenofóbico, nacionalista y conservador en los países receptores, la pobreza, conflictos armados, conflictos políticos locales, las oportunidades educativas, tecnológicas y de empleo tiene una brecha jamás vivida en el mundo sin precedente.

Los cuales están siendo investigados con seguimiento desde organismos internacionales como el Banco Mundial (BM), Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Consejo Europeo de Investigación (ERC), Proyecto de Investigación ALICE-Espejos Extraños, Centro de Objetivos Sostenible para América Latina y el Caribe, Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC), entre otros.

En este punto es significativo pensar en la propuesta del cambio de paradigma para pensar y hacer dado que no es viable una nueva manera de pensar sin colocar una nueva manera de hacer dado que se ha tratado de invisibilizar y desilenciar el saber investigado y los conocimientos situados (sofías). Estos saberes-haceres se han venido entretejiendo hace varias décadas, desde antes de la modernidad pujando la cosmovisión  del pensamiento nuestroamericano, tenemos a Flas-Borda, Escobar, Dussel, Quijano, Giraldo-Alzate, Rodríguez, Castro-Gómez, Ortiz y Arias, Arias, Mendoza, Boaventura de Sousa, Giraldo, Martínez, Santos y muchos más que reflexionan acerca de la crisis civilizatoria donde en el aquí y ahora pareciera que no hay reversa con el cambio climático y por supuesto las tensiones entre el “Mejor Vivir” y el “Buen Vivir” se colocan como modos de racionalidad, para la comprensibilidad de esta liminalidad.

Este tapiz presenta vertientes encontradas, pero esperanzados en intelectuales polihabiles a considerar ser propositivo desde una visión teórica-práctica para que la reflexión se coloca como cualificación de las cosas desde lo inductivo para visibilizar las emergencias y no dar nada por sentado como lo hacemos desde lo deductivo, estamos en un tiempo sin linealidades, con muchas complejidades rizomáticas, multiplicidades y pluridimensionalidad que antes las percibíamos pero no eran significantes, hoy día son característicos para la vitalidad del metabolismo de la vida.

Desde esta perspectiva las herramientas cognitivas, emocionales, académicas, actitudinales, conceptuales y procedimentales configuradas en la formación permanente serian claves para crear desde el pensamiento prorretroductivo alternativas, escenarios y estrategias transformacionales; desde el pensamiento tetradimensional alternativas lugarizadas conectadas con el saber-hacer; desde el pensamiento circular-espiral diversidades que caminan hacia el hombre metamoderno y el pensamiento sentirpensando en repisar las huellas simbólicas, afectivas, emocionales y espirituales revalorizando los saberes ancestrales y su conexión con el ser sutil en estos tiempos.

El colocarnos como artesanos educacionales en construcción permanente, vale la pena cuestionarnos qué vamos a construir permanentemente, será la mirada, la voz, la presencia, esencia del Otro como alteridad de mí y de sí mismo, esta es una trialéctica del ser, tener, poseer que Manzanares (2004) propone como una forma de comprender la filosofía social desde  el analoma de la realidad, lo fractal de la relación de relaciones, donde la situación particular de cada espacio geográfico-cultural pudiera ser intervenido desde este nuevo paradigma  trialéctico, así es como la vivencia de Fuentes (2021) desde el repensar la educación plantea que la trialéctica permite concretar la visión integral de los problemas con un carácter interdisciplinario en este campo y además puede ser quien tienda puentes con otras áreas del saber, como lo expone la autora:

La idea es que el fortalecimiento de las organizaciones comunitarias permita abordar la problemática educativa y se produzca una sinergia que, al mismo tiempo, facilite el impacto de la educación en la comunidad para contribuir en la resolución de los problemas (p.1).

Esto nos potencia a la educación como una herramienta para transformar la realidad desde la horizontalidad, en tal sentido se requiere el cambio de metabolismo de la vida cómo lo podemos colocar en un atrevimiento educacional, para ello debemos replantearnos la formación permanente desde la racionalidad alterativa-critica de la sabiduría ancestral,  donde afinemos la sinergia del pensar-sentir, hablar-escuchar; hacer-reflexionar; para aproximarnos al latido de la Tierra denominada resonancia Schumann.

Estudios expresan según Brown (2020) que “los más sintonizados con la frecuencia normal son las tribus indígenas, que están conectados con la Tierra, la naturaleza”. Por ello, resignificar “Todo en nuestra vida es vibración”, como decía Alberto Einstein. Todo es conexión, todos somos uno, uno somos todos. Como seres energéticos tenemos capacidad de conexión con el Universo y sintonizamos con las fuentes de energía, con diferentes latidos y tonos.

Entonces quizás esas conexiones energéticas son como la clave de la alteridad y horizontalidad, que nosotros debemos repensar para la transformación de una racionalidad de poder-consumista a una racionalidad alternativa-critica; allí cobra significancia un planteamiento de la transmodernidad con respecto al rescate de la sabiduría originaria, la cual en sí mismo es un tapiz de múltiples colores la cual pueda explicarse desde la perspectiva de la historiografía, orientación que respalda la hipersofía combinada con saberes metódicos lugarizados, visibilizando los saberes originarios de Nuestra América para la polifonía mundial.

Desde este contexto, queda reflexionar que debemos transformar en nuestra educabilidad no solo para rescatar la identidad y saberes originarios sino crear alternativas para que la especie biófila coloque la pasión en la racionalidad transcendental y consciente, el despliegue de las filosofías de empoderamiento y de retaguardia pudieran ser rutas hacia esa educabilidad, el estudio de la Ley Estadal de Medicina Natural, Tradicional y Complementaria para el estado Lara serviría para la sistematización de los impactos de enfermedades como el virus Covid-19 dando alternativas saludables en el empleo de la sabiduría ancestral.

En este contexto asegura Sira (2019) en el marco del 8° Congreso de Medicina Natural y Terapias Complementarias, realizado en Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC):

 Venezuela tiene la particularidad de ofrecer todos los escenarios climáticos para poner en práctica estas alternativas en materia de salud. Es el séptimo país con mayor diversidad de plantas medicinales, y no es casualidad que el Ministerio del Poder Popular para la Salud albergue una Dirección de Terapias Complementaria.

En tal sentido, es significativo el sentido de reflexionar los saberes desde la hipersofía y la diversidad saberes metódicos y transmetódica  en la liminalidad postmodernidad y metamodernidad rescatando las filosofías de empoderamiento y retaguardia con la metódica del microrrelato y en la transmodernidad con el rescate de la sabiduría ancestral y la investigación lugarizada como manera de formar el tapiz pluridiverso para el ser, saber y poder desde una trialéctica del ser, saber y hacer sincronizándonos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) dado que en su seno se viene trabajando en torno al tema, donde la estrategia de integración de las medicinas tradicionales y complementarias en los sistemas nacionales de salud sea la orientación de las políticas públicas 2014-2023.

Dado que al poseer una población sana integralmente se puede afrontar desde mejores perspectiva el futuro, teniendo presente lo expuesto por Freire la educación no cambia al mundo cambia a las personas que cambiaran el mundo, entonces es un resonar con resistencia y resiliencia que en un futuro no muy lejanos se verá  la cosecha de esa siembra, en consecuencia la Ciencia Abierta se nos plantea como una vía para la horizontalidad de conocimientos científicos y no-científicos académicos, comunitarios y ancestrales pero que permiten la emergencia del ser ecológico, reciproco y consciente de su relación vida-naturaleza.

Nuevo Horizonte de Sentido en la Educabilidad nos llevará al horizonte transcendental

La educabilidad con sentido transcendental permite visibilizar y des-silenciar  la heterogeniedad de los territorios epistémicos reconociendo heredad, tradiciones y reflexión situada (praxis) donde el reconocimiento de tensiones y transformaciones sean los nombrados por Gómez (2015) puentes epistémicos con reflexiones de interés para seguir co-construyendo las tonalidades y polifonía del cambio de la  sensibilidad humana como saberes  y prácticas de auto-constitución, resistencia y emancipación.

Considero que es un atrevimiento que nos permite ejercer  para colocar en estos espacios la eutopía (etimológicamente buen lugar) necesarias como los recintos educacionales para desarrollar las distopías (etimológicamente lugar malo), es decir, colocar el sentido de la transcendencia en la salud y que esta sea relacionada con las herbolaria del lugar coloca en comprensibilidad y reflexionabilidad el “mejor vivir” y “buen vivir” como sentidos de la vida del ser humano, estas etimologías permiten reflexionar si este aspecto debe ser educado en los espacios formativos o seguir quedándose al margen de la academia dado que estas son las bandas de la utopía.

Utopía que parece el rescate de la sabiduría ancestral como hipersofía, para ello plantea Canelón (2020) la premisa salud pluridimensional, los saberes ancestrales indígenas permiten hacer un giro decolonial siguiendo huellas del Buen Vivir. Esta experiencia está enmarcada en Servicio Comunitario, pero como eje socio-investigativo pudiera ser rizomático para el sentido de la salud pluridimensional y la importancia de la educabilidad del pensamiento alterativo que se configura con/desde/por/para el otro, pero no para conformar binas, sino en el marco de la comunalidad, que es su atributo esencial en esa liminalidad vivida como saberes situados

De allí, la significancia del pensamiento alterativo que es ontológicamente comunal, teleológicamente decolonial y epistemológicamente situado; por ello, el conocer es la base y cimiento del hacer. La epistemología es el sustrato y la base de la metodología de investigación moderna/colonial. Asimismo, la sabiduría y la forma de conocer del otro (altersofía) es el sustrato y la base del hacer decolonial. De ahí que, la altersofia (no la epistemología) es la base y el cimiento del hacer decolonial, por cuanto todo proceso decolonizante implica al otro y su saber, su conocimiento situado, su forma propia de pensar, conocer y aprender. Emerge así, la altersofía (sustrato del Hacer Decolonial): configuración “otra” para el contemplar comunal, el conversar alterativo y el reflexionar configurativo, como acciones/huellas decoloniales que median el tránsito desde la decolonialidad hacia la comunalidad, pasando por la alteridad

De esta manera, continuamos avanzando junto a Mignolo (2000), no solo cambiando el contenido de los términos sino los propios términos, e incluso rescatar algunos términos originarios (Grosfoguel, 2007). Ir más allá de la epistemología implica destruirla (Heidegger, 2012), deconstruirla (Derrida, 1998) y reconfigurarla (Ortiz, 2013). Esto es posible mediante la altersofía: la sabiduría del otro, del subalterno, su sentí-pensar, su conocimiento situado y contextualizado, que ha sido invisibilizado por la episteme occidental/moderna/eurocentrada, que es colonial/excluyente//depredadora. Es decir, la epistemología, tal como la conocemos, ha sido -y es- depredadora de las sofías ancestrales, originarias, tan válidas como aquellas, que se erigen universales y se autonombran verdaderas y únicas, globales.

La única forma de trascender la epistemología e ir más allá de ella (configurar una meta-epistemología) es desenmascarar la episteme y el logo, y rescatar/visibilizar/valorar las sabidurías ancestrales (subalternas, colonizadas, invisibilizadas), es decir, amplificar y alzar la voz del “otro” (subalterno, colonizado).

Solo lograremos desprendernos y decolonizarnos cuando el alter subalterno hable en todas las tribunas, y la academia con humildad, reconozca, valore y asuma las sofías de ese alter colonizado, o sea, cuando la episteme moderna/colonial sea sustituida por la Sofía ancestral/originaria, y cuando la Altersofía ocupe el lugar que hoy tiene inmerecidamente la epistemología occidental/eurocentrada, como desafío que debemos asumir como artesanos educativos, para la comprensibilidad de la Ciencia Abierta como espacio de pluriconocimientos que dan sentido a la pluridimensionalidad humana.

Empoderamiento y retaguardia como acciones transformacionales

Estas aristas vistas desde la hipersofía nos invitan a preguntarnos ¿Nos parecen significativas las filosofías latinoamericanas? ¿qué nos molesta de la revisión de las filosofías emergentes en nuestro territorio, la acción de hacernos conscientes de la historia y el enmascaramiento, desconstruir nuestra identidad o reconstruirlas desde lo protestatario que nos alega de lo qué es la filosofía para dar solo cuestionamiento empírico amerindio? ¿Sólo los criterios occidentales son los que validan a la hipersofía como modos de filosofar?, desde estas inquietudes se colocan dos filosofías emergentes para visibilizar, accionar y transformar el metabolismo de la vida humana.

La vigencia de nuestra hipersofía pasa por reconsiderar la evidente promoción de habilidades cognitivas desde las cuales posibilitarle al sujeto romper con los esquemas impositivos de una educación reproductora el desarrollo del pensamiento crítico, la promoción de la indagación como habilidad necesaria para problematizar el mundo y el uso de la criticidad como herramienta al servicio de una recurrente objeción y reflexión sobre la realidad teniendo como elementos determinantes la autonomía y la libertad, como medios necesarios para accionar de manera trascendental y efectiva en su propio contexto.

Atendiendo a la relevancia de la obra de Freire, se realiza una revisión de los aspectos significativos en los que dejan entrever a la lectura crítica y a la investigación como herramientas que persiguen la transformación y el desarrollo de habilidades sociales y competencias educativas como herramientas fundamentales el ejercicio de valores democráticos, cuya contribución implícita no es otra que la educación ciudadana necesaria para la práctica de valores tales como: la autonomía, el respeto la tolerancia, la responsabilidad y el reconocimiento del otro como co-constructor y parte integral de su experiencia transformadora.

Se exponen los esquemas de investigación y de lectura crítica propuestos por Freire, en un intento por destacar aspectos elementales para la formación académica del presente siglo, como lo son: el desarrollo del pensamiento crítico, la promoción de la indagación como habilidad necesaria para problematizar el mundo y el uso de la criticidad como herramienta al servicio de una recurrente objeción y reflexión sobre la realidad teniendo como elementos determinantes la autonomía y la libertad, como medios necesarios para accionar de manera trascendental y efectiva en su propio contexto.

En tal sentido, el empoderamiento se refiere a la capacidad de los seres humanos en situación de vulnerabilidad o fragilidad para lograr una transformación, en la cual la concienciación como sujeto histórico lo desplaza del concepto de objetos, dado que se convierten en testigos, protagonistas, participantes y legitimadores  del cambio de mentalidades en función de sus aspiraciones como derechos humanos, por ello la dinámica es de lo individual a lo social seguido de la transformación ideológica y cultural que moviliza la vida económica transformando las oportunidades y amenazas según sus potencialidades y fortalezas

De tal modo que la retaguardia nos trae la vinculación de reflexión y acción al unísono es ver lo hecho dese la mirada dentro, pero al final, donde las ideas y los métodos empleados entran en cuestionamiento para la reflexibilidad de la transformación y la sistematización de ese diálogo interfilosofico de todos los sujetos sociales imbuidos en la dinámica.

De tal manera que en el mismo proceso de crear y recrear caminos transformacionales la imagen, el registro, la sistematización son factores que nos permiten llegar a comprender las nociones de filosofar e investigar que orientaron el proceso y son significativos en adjudicar el sentido de la cientificidad, el aprender-haciendo son complementarios al acompañamiento-sistematización de los procesos de transformación que debemos emprender en nos-otros. 

Pistas para colocar el investigar y el filosofar desde el empoderamiento y la retaguardia

El aprendizaje del sentido según Santos y Aguiló (2019) se trata del reconocimiento igualitario de la alteridad con un doble objetivo:

1.      Desnaturalizar el discurso colonialista, caracterizado por actitudes deshumanizante.

2.      Construir historias, relatos de vida, microrrelatos desde los márgenes, las periferias ver al otro como productor de sus historias Sur situadas para comprender el Sur global.

Reconocer y configurar los (des) aprendizajes desde lo institucional, complejo y poliédrico es colocar la noción del investigar como producción colectiva de conocimiento emancipador, donde la investigación acción sea subversiva desde la autoinvestigación, la mirada anfibia, el diálogo.  El intercambio y convivencia como saberes –haceres del auto reconocimiento como nosotridad, elemento que ruptura con el individualismo como eje en la producción del conocimiento y aprender la inter y multidisciplinariedad, es un desafío que ya hoy día está en vigencia y nosotros debemos pujar en nuestros centros educacionales, el aprender con los otros pares nos transforma la sensibilidad humana de reciprocidad, servicio, cooperación, tolerancia y acompañamiento. 

Estas nociones axiológicas dan sentido a la liberación como proceso que impulsa el empoderamiento y la retaguardia en un entretejido de posicionamiento en la resiliencia como especie biófila, nos lleva a estudiar los aprendizajes que se derivan de estas filosofías y como desarrollaremos su saber metódico comprendiendo que la reflexión metódica requiere la inducción como sustento Aguiló (2020) indica:

1.      Los aprendizajes como cambio de mentalidad tanto en las perspectivas del pensar cómo hacer, sin desvalorizar la cultura académica occidental debemos cuestionarnos sus intereses e intencionalidades y dar apertura espacios para descolonizar las formas hegemónicas de investigar y producir conocimientos. Las técnicas cualitativas deben ser problematizadas en el contexto no solo los sujetos, ideas, contextos, circunstancias por lo cual el pensamiento tetradimensional nos permitirá reflexionar el pensar, ver, conversar y hacer; por ello resignificar tres dimensiones claves es nuestra inminente tarea.

2.      El observar, esta competencia debe reconocer el juego figura/fondo de la estereognósica para valorar la dinámica, sus relaciones, estructuras, totalidades y detalles como repertorios de acción (manifestaciones, asambleas, escraches, actos de desobediencia civil, marchas, entre otros) en la cotidianidad transversados por los aprendizajes de saberes prácticos y experiencias importantes para la construcción del sentido.

3.      Conversar/escuchar: son habilidades de hablar y escuchar y son partes significativas en la creación colectiva del conocimiento. Allí la importancia del registro y flexibilidad de las entrevistas semiestructuradas en profundidad que siempre están enmarcadas en largas conversaciones informales para compartir y aprehender en-para conocerse y reconocerse, detectando el potencial de sueños, impronta, fragilidades y vulnerabilidades que vive el ser humano en una época, asumiendo que esta liminidad compleja y difusa todos la estamos experimentando, pero es importante reconocer senderos para marcar la esperanza.

4.      El compromiso ético y social (Lunn, 2014)  permite al investigador desde la retaguardia un posicionamiento ético, epistemológico y metódico donde su voz autoral es visibilizada y además promueve el intercambio, diálogos interfilosóficos, saberes y experiencias que permite develar una forma de estar en el mundo , que según Meneses (2011, p. 33) permite relacionar saberes, experiencias y formas de vida  que desde la perspectiva de Flas Borda (2009) sería el conocimiento socialmente comprometido con el sentipensando correlacionada con la investigación descolonizada (Leyva y Speed, 2008), de la investigación colaborativa (Rappaport, 2007) y de la ecología de saberes de Santos (2006).

5.      El cuidado de lo ausente y lo emergente son como vigilancias epistemetódicas del proceso.

6.      La relevancia de lo cotidiano como construcción de intersubjetividades.

7.      La importancia de los afectos, el amor y la solidaridad en la transformación como sabiduría que nos invita a transformar el sentipensar y reivindicar su poder en y para el otro y nosotros como fuerza vital.

8.      La unidad de la reflexión y la acción donde visibilizar el cruce de las cuestiones epistémicas-éticos-políticas ofrece un acompañamiento crítico y solidario que abogan estas filosofias (empoderamiento y retaguardia).

Reflexiones Inconclusas

La vida, el tiempo, el espacio, el cosmos, la divinidad, la crisis civilizatoria nos coloca en hacedores de esperanzas si nosotros los educadores artesanos de tejidos sutiles que van más allá de enseñar a escribir y contar, enseñamos a pensar y hacer, a decidir si tomamos el rumbo del “mejor vivir” o del “buen vivir”, no solo a nuestros participantes, pares, comunidad donde el volver a vibrar con la Tierra pareciera una necesidad imperiosa para subsistencia de la especie biófila y generar como heredad una posible ruta para situarlo en otro territorio.

Esa pasión de poder, dominio nos ha llevado a procesos irreversibles como el cambio climático que acentuará nuestras destrezas para convivir no sólo con el Covid-19 sino quizás muchos otros virus que no solo deteriora la salud orgánica, sino la emocional, relacional, espiritual, alimentaria, mental, económica, entre otras volviéndonos a la visibilidad la pluridimensionalidad del ser humano y su multiplicidad en el ambiente, quizás por esa visión holística ancestral donde la vida es un conjunto reciproco, armónico de sonidos, movimientos, sabores que vibran en el ser y en el multiverso creando una sinfonía imperceptible pero vivible, por eso alineemos la polifonía para el vivir.

La visión vitalista del metabolismo de la vida nos presenta sutilezas que desde nuestra racionalidad no comprendemos por ello debemos transformar nuestra manera de pensar y hacer para dejar un modo de enseñaje como heredad donde la horizontalidad y la otredad son básicas para seguir estando en este planeta.

El aprehender prácticas ancestrales requiere del escuchar, observar, conversar, del compromiso ético y social con nuestros abuelos, shamanes, curiosos que siempre nos han colocado a disposición ese saber-hacer no solo en medicina, sino en alimentación, vestido, producción y distribución de los bienes sociales. Que ahora el mundo desarrollado está interesado en sistematizar y legitimar desde los saberes Mayas, Aztecas, Incas, Mapuches, Andino, Amazónicos y de las demás tribus originarias de Nuestra América por ser el espacio geográfico que contiene mayor biodiversidad en este planeta.

El atrevimiento de colocar en nuestras Casas de Saberes a la Ciencia Abierta es un ejercicio de corresponsabilidad, visibilización y revalorización de la hipersofia como un espacio de saber viviendo y de colocar metódicas desde la reflexión y concienciaciones el hacer transformacional para dejar el planeta desde el paradigma del cuidado a nuestras futuras regeneraciones, nos tocó ubicarnos en la bifurcación de vida “mejor vivir”/”Buen vivir” en consecuencia colocar todo el saber-hacer para transitar la ruta es una toma de decisión de nosotros seres ecológicos del mundo.

Referencias

Aguiló, A. (2020). Descolonizar la filosofía: apuntes en torno a una experiencia colaborativa con el 15M. Universidad del Zulia. Utopía y Praxis Latinoamericana. Venezuela.

Borda, F. O. (2009). Una sociología sentipensante para América Latina (antología), Bogotá: CLACSO/Siglo del Hombre Editores.

Brown. (2020). La Resonancia Schumann y efectos en la salud y el planeta. El Mostrador Editores.

Canelón, E. (2020). Sistematización Praxeológica Estrategia Decolonial para Visibilizar los Saberes Ancestrales y Comunales. II Congreso 2.0 Salud 100% Natural Hogares Saludables para la Vida. Ámbito Sistema ancestral y natural para la familia. Venezuela.

Fuentes, L. (2021). Repensar la educación desde la trialéctica. Pensar Educativo. Venezuela.

Gómez, L. (2015). Narraciones y Silencios Insumisos sobre Epistemologías Desobedientes: saberes y prácticas de auto-constitución, resistencia y emancipación. Ensayo a tres modulaciones de las “Tendencias de los Estudios culturales y poscoloniales en América, hoy” REALIS, v.5, N.º. 02 – ISSN 2179-7501.

Grosfoguel, R y s. Castro-Gómez (eds.). (2007). Descolonizando los universalismos occidentales: el pluri-versalismo transmoderno decolonial desde aimé Césaire hasta los zapatistas, en El giro decolonial: reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global, 63-77, Bogotá: siglo del hombre.

Heidegger, M. (2012). Ser y Tiempo. Madrid: Trota.

Leyva y Speed. (2008). Hacia la investigación decolonizadora: nuestra experiencia de co-labor. [Documento en línea].  Disponible:    https://doi.org/10.2307/j.ctvn5tzv7.21

Lunn, J. (ed). (2014). Fieldwork in the Global South: Ethical Challenges and Dilemmas. Routledge. Abingdon.

Manzanares, J. (2004). Epísteme de una civilización inteligente: teoría del conocimiento trialéctico ISBN9801206063. Venezuela.

Marín, A. (2019). Ley de medicina natural, tradicional y complementaria para el estado Lara. Aporrea artículo de Ciencia, Tecnología e Innovación.  

Meneses, J. (2011). El cuestionario y la entrevista PID_00174026.

Mignolo, W. (2003). Diferencia colonial y razón postoccidental. En la reestructuración de las ciencias sociales en América Latina, de Santiago Castro- Gómez, 1-22. Bogotá: Instituto Pensar. —. 2003.

 Ortiz, A. (2013). Modelos Pedagógicos y Teorías del Aprendizaje. Bogotá: Ediciones De La U, 1° Edición.

Santos, B. (2009). Una Epistemología Del Sur. México: Siglo XXI.

Santos, B y Aguiló, A. (2019). Aprendizajes globales. Descolonizar, desmercantilizar y despatriarcalizar desde las epistemologías del Sur. Editorial: Revista Utopía y Praxis Latinoamericana Venezuela.